jueves, 23 de julio de 2009

El mapa de ruido en Zaragoza

El ruido se integra en la planificación urbanística para prevenir las afecciones en las zonas residenciales en Zaragoza

En Garrapinillos la zona más afectada es, debido al tráfico, la N-232

Aragón Liberal.- La integración del ruido en la gestión urbanística, de manera que sea un elemento más a tener en cuenta en el diseño de la ciudad, la reducción de las molestias en las zonas sensibles y la necesidad de preservar las áreas tranquilas son los tres ejes fundamentales que recoge el Plan de Acción contra el Ruido del Ayuntamiento de Zaragoza para el periodo 2009-2015.

El Plan de Acción acompaña al Mapa del Ruido y es una obligación de las normas europeas, traspuestas a las nacionales. Así, se han realizado estudios de vulnerabilidad en diez futuros desarrollos de la ciudad para prever los puntos de sobreexposición y poder adoptar medidas previas a la construcción de edificios, que hagan que el impacto esté controlado.

Las zonas analizadas son: Delicias (entorno de la estación). Gran parte de los viales son de acceso a la ciudad y se debería limitar la velocidad de circulación. Atender a las vibraciones producidas por el ferrocarril. Se deben colocar los edificios de usos menos sensibles en la primera línea de edificación, frente al foco de ruido. Optar por diseños de fachadas tranquilas (todos los edificios deberían tener una fachada tranquila y todas las habitaciones sensibles deberían estar por debajo de los límites establecidos).

Santa Isabel: La A-2 es el principal foco de ruido y discurre ligeramente por encima de las viviendas, cuestión a valorar en el diseño de los edificios. También el cuarto cinturón es un foco de desarrollo futuro que contemplará medidas correctoras. Se valora poner pantallas en la zona. Todos los edificios deben tener una fachada tranquila.

Miralbueno: (enlace A-2 y N-232) El foco principal es la carretera. Las viviendas planificadas son de baja altura y facilita la colocación de barreras de protección. Tener en cuenta vibraciones AVE . Todas los edificios deben tener una fachada tranquila.

Margen Izquierda: ( Avda Cataluña, tercer cinturón y Marqués de la Cadena). Los viales de la zona son los que determinan el impacto. Hay que someter a estudio de impacto acústico la zona y determinar los condicionantes. La zona consolidada no prevé problemas de ruido industrial, pero existe algún desarrollo industrial planificado colindante con desarrollos residenciales que habrá que tener en cuenta a la hora de otorgar las licencias.

Casetas: (A-68 y N-232) Se recomienda que el desarrollo se efectúe con edificios de poca altura para hacer eficaz la colocación de pantallas. Se debe tener en cuenta la actividad industrial que queda en la zona.

Venta del Olivar: (N 232 y A-2) Se recomiendan edificios de poca altura y un estudio que optimice el diseño de una barrera cercana a la carretera.

San José -Las Fuentes: (tercer cinturón y A-68) Los viales de la zona son los responsables del impacto. Además está previsto el incremento de circulación por la conexión con el cuarto cinturón. En relación a la industria, la situación consolidada no prevé situaciones conflictivas, pero existen desarrollos industriales planificados colindantes con propuestas residenciales. Es necesario un estudio de impacto acústico en la zona y determinar las medidas aplicables a los focos de ruido. Garantizar una fachada tranquila.

Torrecilla de Valmadrid- La Cartuja Baja: (A-68) Edificios de baja altura. Atender a futuras actividades industriales.

San Gregorio: (A-23) Edificios de baja altura; atender la existencia de industrias al sur de la zona a desarrollar.

Respecto a la necesidad de paliar los efectos en zonas ya definidas, el Ayuntamiento de Zaragoza no parte de cero en su trabajo. De hecho, se utilizan medidas correctoras como la colocación de fuentes ornamentales en entornos de más exposición que ayudan a enmascarar los sonidos no deseados y a aportar elementos visuales más amables. Es el ejemplo de plazas como la de San Sebastián, la plaza del Pilar, o Sinués, entre otras. También se utilizan las pantallas antirruido y las barreras vegetales.

De la misma manera, el urbanismo aporta otro tipo de soluciones, como las derivadas de la orientación de las fachadas de los edificios de nueva planta, colocándolas de espaldas a los focos de ruido o la configuración de las manzanas de edificios, con vías colectoras de tráfico perimetrales, que permiten un cierto sosiego en el interior de las mismas, como el modelo constructivo del Actur.

Incidir en el tráfico

Pero sin duda la gran acción municipal que va a incidir de manera directa en la disminución de la contaminación acústica en la ciudad es el Plan de Movilidad Sostenible, que apuesta por sistemas alternativos de transporte y por medios públicos de gran capacidad. Se calcula que el tranvía podrá reducir en 4 db el ruido en determinadas zonas de la ciudad. ( Hay que tener en cuenta que para reducir un db hay que retirar un 20% de vehículos de la vía pública. Bajar 3 db supone eliminar un 50% de tráfico)

Por último, se destaca la necesidad de preservar las zonas tranquilas, compatibles con parques de mediano o gran tamaño. Se estima que la superficie que permite disponer de un ambiente sonoro interno sin influencia de los focos del entorno es de 90.000 m2. Asimismo, se indica que lo deseable es que estas zonas sean públicas y de acceso libre. De todos ellos, parques urbanos, corredores naturales, Zepas, Lics y espacios naturales, el Galacho de Juslibol es el que logra un mayor silencio ambiental en su interior.

El Mapa del ruido de Zaragoza pone de manifiesto que el tráfico es el principal foco de ruido de Zaragoza a gran distancia de las molestias que provoca el ferrocarril o la industria. Asimismo, corrobora que los puntos en los que se concentra la contaminación acústica están en el entorno de los corredores de las carreteras de acceso a la ciudad y en las principales vías urbanas.

Los datos elaborados en este diagnóstico revelan que Zaragoza se sitúa en la media europea. De hecho, el 79% de la población de la ciudad no tiene problemas de exposición al ruido de manera permanente.

No obstante, es preciso abordar las situaciones que exponen a los ciudadanos a más niveles de ruido que los deseados, que se expresan en 55 db por la noche y 65 db por el día. Se calcula que un 21% puede superar en algún grado ese límite en la fachada de su edificio. De ellos un 1,39% se sitúa 10 db por encima de la medida ideal en la fachada de su edificio, por lo que se van a desarrollar acciones de manera prioritaria para reducir los niveles de ruido. (Se habla de la fachada porque es el punto en el que se toman las referencias para elaborar los mapas).

Este índice de población se reparte entre un territorio geográfico que representa el 21% del término municipal. De esta superficie, un 14,7% corresponde a carreteras de acceso a la ciudad ( es el territorio más amplio afectado y el de menos concentración humana); un 6,6% a calles urbanas; un 1,6 al entorno de vías férreas y un 0,3% a la industria.

Las zonas más expuestas (65 db nocturnos) se sitúan en las primeras líneas de Casetas (N-232); Garrapinillos (N-232); Miralbueno (N-232); Almozara -Delicias (avda Navarra); Santa Isabel (N-II); Cogullada (Avda Cataluña); Las Fuentes ( Tercer Cinturón- carretera de Castellón) y Casablanca ( N-330 y Vía Ibérica).

Respecto a las vías urbanas con más nivel de tráfico se localizan en el Actur ( enlaces de María Zambrano con Pablo Picasso, Adolfo Aznar y valle de Broto), en La Almozara ( Plaza Europa, Paseo María Agustín, Avenida Navarra, final de la avenida de La Almozara --hacia plaza Europa-- avenida Puerta de Sancho y Pablo Gargallo) zona de Casablanca, Oliver y Valdefierro ( enlace de Violante de Hungría con Gómez Laguna; Isabel la Católica con Violante de Hungría y Gómez Laguna con tercer cinturón); Casco Histórico (Paseo Pamplona, María Agustín, Echegaray y Caballero, César Augusto, Paseo de la Constitución, Coso y San Vicente de Paúl), Centro ( Paseo María Agustín, Las Torres y Clavé, Gran Vía, Cesáreo Alierta, Sagasta, Goya, Hernán Cortés y paseo de la Constitución); Delicias (Avenida de Madrid, Vía Univérsitas, Duquesa Villahermosa, Santander, Calanda, García Sánchez, Franco y López, Avenida de Valencia, Bretón y Clavé); Las Fuentes (Las Torres, Miguel Servet y Compromiso de Caspe); Rabal (Avenida de Cataluña, Marqués de la Cadena, Salvador Allende y San Juan de la Peña), Torrero y San José ( San José, avenida América y Fray Julián Garcés) y Universidad ( Juan Pablo Bonet, San Juan Bosco, Corona de Aragón, Cuéllar; San Juan de la Cruz, Mariano Barbasán, Bretón.

Estas concentraciones suponen que el ruido urbano afecta al 24% de los edificios sensibles (uso docente, cultural o sanitario) situados en las calzadas y al 12% de los ubicados en las carreteras.

El Mapa del Ruido evalúa el ruido generado en las calles, en las carreteras, por el ferrocarril y por la industria y suma los resultados para configurar un resultado único. También analiza la metodología de estudio el ruido de aeronaves, aunque no las incluye en el mapa como objeto de análisis, porque se está a la espera de los datos que en este sentido elabora AENA.

En realidad, los mapas son planos de isolíneas de niveles sonoros captados a una altura de 4 metros. Se analizan en todos los momentos del día, aunque a la hora de concluir el perfil de la ciudad se estudian de manera preferente los niveles de ruido nocturno, ya que se trata de la franja horaria en la que las molestias tienen más relevancia.

No hay comentarios: