martes, 10 de marzo de 2009

Contaminación ambiental. Gestión de residuos mafiosa

10.3.2009.


Por: Federico Rodríguez de Rivera

Un experto en gestión de residuos hace maravillas. Si encima "todo vale", aplicará todos los trucos posibles para transformar un producto contaminante en inerte, uno muy contaminante y peligroso en residuo no peligroso, un campo de cultivo en un vertedero camuflado.

En Aragón Liberal



Contaminación ambiental. Gestión de residuos mafiosa.
Un experto en gestión de residuos hace maravillas. Si encima "todo vale", aplicará todos los trucos posibles para transformar un producto contaminante en inerte, uno muy contaminante y peligroso en residuo no peligroso, un campo de cultivo en un vertedero camuflado.
A veces basta con un cambio de papel y esa mercancía queda santificada. Pero ya ha pasado que la manipulación de esa "inofensiva mercancía" ha producido daños irreparables en los transportistas. En Nápoles han subcontratado la descarga a gitanos y chavales que con furgonetas desalojan esos camiones.
Otras veces es el poder de la mezcla. Verdadera labor de ingeniería. El producto CER pasa a otra catalogación con lo que, con inertes, se reduce el coste de la gestión de residuos bastante.
La clave muchas veces: una cantera abandonada.
A mí me da miedo lo que puede pasar en Garrapinillos, después de descargar las gravas, debajo de campos, en el nivel freático, ¿qué se meta ahí como relleno?. Una tentación fácil eliminando un camión molesto... o ¿más?
Pero esa práctica es habitual en la zona napolitana y se nota en la huerta, en el pasto y en el efecto sobre la leche y el queso de búfala.
Otro procedimiento: la compra de terreno agrícola, o el arriendo, o el alquiler... o "en tierra de la camorra" el préstamo para que no haya problemas.
Lo más normal: pasar por el vertedero un producto por otro. La ficha, el papel lo aguanta.
Lo increíble: "pasarlos por fertilizantes" y son venenos.
Ahora la ley sobre contaminación de suelos hace responsable al propietario de la descontaminación. Los lixiviados de la Tudor en Zaragoza son una anécdota con respecto a años y años de descontrol en los suelos de los territorios controlados por las mafias. Pero compensa,antes de adquirir un suelo, estudiar algo de su historia y esperar que no haya "regalos".
Residuos de toda Europa pueden tener garantizado su cementerio, y cuan más largo el viaje, más cara, más peligrosa la mercancía, hay más ganancias. Ahora, los chinos ofrecen suelo allá, con la contaminación de los acuíferos donde beben seres humanos, lo que ya está pasando.
Es complicado y muy laborioso descontaminar cuando se llega a los freáticos.
Le comenta a Roberto Saviano un "genio" de los vertidos que, gracias a sus apaños, hacen viables empresas y mantienen los puestos de trabajo. Encima van con la conciencia tranquila sembrando los suelos de "minas".
Probablemente estamos ante un hecho criminal con efectos indirectos muy peligrosos ya a corto plazo. Si a eso añadimos la gestión "eficiente" de determinados residuos, la carga de los suelos en la actividad ganadera o agrícola, habrá que pensar si es o no precisa una gestión también "eficiente" del control del SEPRONA y entidades similares. y una redefinición del objetivo de calidad ambiental de los suelos de modo más realista.
¿A donde van nuestros residuos? ¿Cuantos son los que en el inventario de residuos se pierden por el camino? ¿Cómo es que parece que no pasa nunca nada?
Creo que el SEPRONA debería leer de las páginas 304 en adelante del libro "Gomorra" de Roberto Saviano, porque pistas da y muchas de cómo se desvanecen por los aires toneladas y toneladas de productos contaminantes.
frid

El interés de hacer las cosas bien. Sobre la gestión de residuos peligrosos en Aragón: